baile de salon

POLKA






Historia de la Polca

cartel antiguo de polca

La polca (o polka) es una danza popular aparecida en Bohemia hacia 1830. Su forma musical deriva directamente del minueto, baile cortesano muy popular en el siglo XVIII.
En 1835, la polca se había extendido a los salones de baile de Praga. A partir de ahí, se extendió a Viena en 1839, y en 1840 fue introducido en París por Raab, un instructor de baile de Praga.
Fue tan bien recibida por los bailarines y maestros de danza en París, que su popularidad se refiere como "polkamanía". El baile se extendió pronto a Londres, y fue introducida en América en 1844.
La popularidad de la polca durante la segunda mitad del siglo XIX fue universal, y dio lugar a que en muchos países se desarrollase su propia variedad de polca, y que incluso esta variedad formase parte de su tradición cultural. Fue un baile de salón popular hasta finales del siglo XIX, cuando le daría paso a las danzas ragtime, y luego al foxtrot y derivados.
La polca fue contemporánea del vals. Este último estaba pensado para los elegantes salones de baile de las clases acomodadas, mientras que la polca era el vals de las clases populares. Aunque esto es cierto, la polca también llego a los grandes salones después de que lo hiciese el vals. Los Strauss, además de valses, también compusieron polkas que fueron muy bailadas.
A diferencia del vals, la polca dejo de bailarse en los salones de baile, y sólo ha quedado como baile folclórico en algunos países, lo que le ha dado fama como baile antiguo.




El Baile

Hace un par de décadas, sí solía estar en el repertorio de las salas de baile. Hoy es muy raro encontrarla y prácticamente ha desaparecido en las escuelas de baile.
Se baila con un chasse saltado, desplazándose alrededor de la pista, y normalmente con giro de pareja, algo similar al vals pero con salto. Este estilo saltarín se puede ver en alguna película de vaqueros. Es un baile alegre y muy dinámico, lo que suele gustar a gente con características similares. La velocidad del desplazamiento por la pista, junto con los saltos, suele ser divertida.
Como inconvenientes podríamos citar su escasa coreografía y el gran consumo de energía de los bailarines, motivo por el que muchos la consideran un baile cansino.
El salto característico y la velocidad, impiden aplicar muchas figuras y vueltas de vals a la polca.