baile de salon

SON CUBANO






Historia del Son Cubano.

bailando baile tradicional

El son cubano surge, a finales del siglo XIX, como un género musical originario del este de Cuba, en la región popularmente conocida como oriente cubano o región oriental, y que comprende las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Las Tunas y Granma. Nació como una mezcla del mestizaje afrocubano y español. Su origen está íntimamente vinculado al Changüi, considerado como el ritmo madre del son.
El son llegó de Oriente a La Habana alrededor de 1909. El "Cuarteto Oriental", creado en 1916, se convirtió en 1918, en el Sexteto Habanero, estableciendo el formato tradicional de las bandas del son. En la década de 1920, con la aparición de la radiodifusión comercial, comenzó el auge y la popularización del son, siendo el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro uno de los principales representantes de esta época.
Las clases altas de Cuba, aficionadas al Danzón, primer género autóctono de Cuba, miraron con recelo al son, considerándolo barriobajero y falto de clase. A pesar de todo, el son fue adquiriendo más popularidad y acabó imponiéndose al Danzón, al cual, relegó al olvido.
Además de la afición que siempre ha tenido el son en Cuba, la importancia de este género también está en la influencia que ha tenido en la aparición de otros géneros como el son montuno, el mambo y la salsa. Al contrario que el Danzón, el son siempre ha estado presente en Cuba, ya sea directamente, o dentro de otros géneros musicales posteriores.
El son montuno es un tipo de son que se tocaba y bailaba en la última parte del Danzón. La importancia de este son fue su influencia en la creación de salsa, tanto en la música, como en el baile.




El Baile

Este baile solamente se pone a última hora en alguna sala de salsa si el dj es cubano, y casi nadie lo baila bien.
La base del baile son tres pasos seguidos de una pausa, como en la salsa. Las figuras son muy sencillas y similares a las de la salsa cubana. La diferencia fundamental con la salsa es la forma de dar los pasos. Son más enérgicos, como en el mambo, con el movimiento de cadera más acentuado, y la pausa más marcada que en la salsa. Es decir, en vez del ritmo rápido-rápido-lento de la salsa, el del son podría considerarse como rápido-rápido-rápido-pausa.
El ritmo del son es, en general, más lento que el de la salsa, lo que permite a los bailarines recrearse más en adornos y coqueteos. El ritmo se sigue mejor con la clave, que normalmente está muy marcada.
No existen los cambios de calle o enchulas, típicos de la salsa cubana. Se usan mucho los pasos laterales, tipo cucarachas, el giro de pareja, la caminada, la caminada lateral, y el paso adelante-atrás del mambo
Una figura muy típica y espectacular es cuando el hombre se agacha o incluso se pone horizontal, apoyando en el suelo solamente la punta de un pie, y la chica le coge una mano y camina alrededor de él, haciendo que gire sobre un solo pie.