losbailesdesalon.com





UN CONSEJO PARA PRINCIPIANTES

Ve a bailar. Así de simple y así de sencillo es el consejo que quiero dar a todos los que empiezan o van a empezar a bailar. El consejo quizás esté incompleto, por si acaso lo completaré: ve a bailar y baila. En realidad es una aplicación de la máxima que dice que las cosas se aprenden haciéndolas. Seguro que estarás de acuerdo con esto último, y además lo habrás comprobado más de una vez.
Las clases son necesarias, por supuesto; sin ellas, el aprendizaje es casi imposible, pero sin la práctica en una pista de baile, los avances se ralentizan mucho, fundamentalmente porque los pasos y las figuras que no practiques se te olvidarán tarde o temprano. Aunque puede parecer que el consejo tiene una lógica aplastante, son muchas las excusas que los principiantes ponen para no seguirlo.
La primera suele ser que todavía es pronto para ir, que no saben casi nada. Bueno, en las pocas clases que hayas tenido algo habrás aprendido, aunque sólo sea el paso base de dos o tres bailes, ya es suficiente para salir a la pista cuando pongan esos bailes. Tómatelo como una práctica. Además, en la salas de baile no solamente se baila, también se conversa, se escucha la música, se toman copas, etc.
Otra de las excusas que suelen poner los principiantes es que van a hacer el ridículo. Bueno, es poco probable que cuando salgas a la pista toda la sala se fije en ti. La mayoría de la gente no está pendiente de los demás, está bailando o hablando, y si se fijan en alguna pareja, lo hacen en aquellas que bailen bien. No te preocupes por los demás, piensa que todos hemos sido principiantes. Es normal que en una pista de baile haya bailarines de distintos niveles. Nadie va a ver mal que un principiante salga a bailar, porque todos hemos sido principiantes. El sentido del ridículo y el orgullo, son dos de los principales obstáculos que tienen los principiantes para avanzar.

pareja disfurtando con el baile

No tienes excusa para no bailar lo poco que sepas. Tengo más que comprobado que cuanto más bailes, más rápidos serán tus avances.
Un par de consejos para las primeras veces que salgas a bailar. Fíjate que en los bailes de desplazamiento, en los que las parejas se desplazan por la pista, la gente siempre lo hace en sentido anti horario, no seas kamikaze y vayas en sentido contrario, y si no te desplazas o lo haces demasiado lento, sitúate en el centro de la pista, ahí seguro que no estorbas a nadie. Cuando empiece una canción, espérate a ver qué hacen los demás para asegurarte cuál baile es el que ponen. Si lo reconoces y sabes su paso base, sal a bailar, y si no, puedes hacer muchas otras cosas: mirar como bailan, ir a la barra a por una copa, charlar con tu pareja, o cualquier otra cosa.
Si la sala está muy concurrida, será normal recibir algún pisotón, patada, o empujón de otra pareja, o que seas tú el que se lo hagas a alguien. Es normal, sobre todo cuando hay mucha gente en la pista, y con un "lo siento" se arregla todo. No hace falta pararse y dar muchas explicaciones, en el baile social, los pisotones y choques son frecuentes, aunque esto no quita que hagas todo lo posible para evitarlos. Por experiencia, te aseguro que la gran mayoría de la gente que va a una sala de baile, va fundamentalmente a bailar. No tengas miedo en sacar a bailar a alguien, y esto vale también para las chicas. Si te sacan a bailar, salvo que tengas un motivo justificado para negarte, di que sí. El baile es divertido y saludable. No es una ciencia complicada que necesite estudio y esfuerzo. Sólo necesita ilusión y práctica. Ve a bailar... y baila.